Syngenta - No Malezas
No Malezas

Reunión anual de malezólogos

La primera semana de octubre
se llevó a cabo en la ciudad de
Ushuaia la Reunión Anual de
Malezólogos que organiza Syngenta
hace ya más de 12 años. Con la idea de
debatir las problemáticas de malezas
actuales y futuras, Syngenta convocó
a malezólogos de todo el país que
trabajan en el área de investigación,
más específicamente en los distintas
sedes regionales del INTA.


En la reunión se destacaron, por un
lado, Amaranthus sp, Conyza bonaeriensis,
como dos malezas que, año tras
año, incrementaron su presencia y
dificultad de control; y por el otro,
Echinochloa colona y E. crus-galli, Eleusine
indica y Lolium sp., dentro del
complejo de gramíneas anuales.
Desde la campaña 2011-2012, Amaranthus
sp incrementó su presencia y
agresividad en todo el país. Actualmente,
abarca unas 17.2 millones de
hectáreas, según estimaciones de
Syngenta. Durante la reunión, se destacaron
las mayores dificultades que
los productores enfrentan cada nueva
campaña, con nuevas resistencias
confirmadas en los últimos meses,
reportadas recientemente.
Otra preocupación que surgió es la
presión de PPO (herbicidas inhibidores
de la protoporfirinógeno oxidasa)
que está ocurriendo en el sistema
productivo argentino. Hoy, para el
control de Amaranthus, existen campos
en los que se utilizan 3 aplicaciones
seguidas de PPO, generando una
importante presión de selección en
la maleza. Según los expertos, en los
próximos años hay que comenzar a
observar la eficacia de estos modos
de acción para Amaranthus. Sumado
a esto, destacaron la importancia de
rotar modos de acción en el control de
esta maleza para retrasar la resistencia
el mayor tiempo posible.

COMPLEJO DE GRAMÍNEAS
Respecto a la estrategia de herbicidas,
las gramíneas anuales ocupan
un gran tiempo de la planificación
del productor. Echinochloa colona, E.
crus-galli y Eleusine indica son las gramíneas
predominantes y de mayor
dificultad de control en gran parte
del área agrícola argentina. Todas
con resistencias a glifosato, comienzan
a ser más difíciles de controlar y
requieren de una estrategia de manejo
para su control.
Por último, se mencionó una estrategia
en auge debido a la complejidad
que posee el manejo de malezas: los
cultivos de cobertura y sus beneficios,
y los cuidados y las dificultades
para un buen manejo de malezas. Los
datos presentados son muy alentadores
por los beneficios relacionados
con la competencia de malezas, fijación
de nitrógeno y estructuración
del suelo.
Los expertos coincidieron en que el
manejo de malezas requiere un abordaje
integral y sustentable, en el que
la rotación de modos de acción es muy
importante, así como el uso de los diferentes
activos en mezclas, rotando
cultivos, usando herramientas de
manejo, como distancia entre hileras,
cultivos de cobertura, elección de variedades,
etc. Para ello es importante
que los productores, empresas y técnicos
trabajen de forma conjunta con
el propósito de seguir produciendo
alimentos de manera sustentable
para una población en crecimiento.